Clinica 0-19 :: Medicina Multidisciplinaria Avanzada Contra el Cáncer - Cirugía Pediátrica

En clínica 0-19
luchamos como equipo
para mejorar
la salud del paciente.

about us slider image

Cirugía Pediátrica

Es un Cirujano con la subespecialidad de tratar niños y adolescentes, que tiene la preparación para conocer las necesidades de los niños durante todas sus etapas de desarrollo y por tanto tu mejor opción cuando tu hijo tiene una cirugía. Los médicos especializados en cirugía pediátrica pueden atender recién nacidos, lactantes y niños de todas las edades (desde el nacimiento hasta la adolescencia).


Algunas cirugías se realizarán a las pocas horas o días de vida, otras en preescolares inclusive en la adolescencia, muchas constituyen un motivo de consulta al servicio de urgencia y otras de forma programada o electiva.

¿Qué hace el cirujano pediatra?

Se encargan del diagnóstico, el manejo preoperatorio, operatorio y postoperatorio de los problemas quirúrgicos en pediatría,
pero también se encarga del manejo médico de otras patologías no quirúrgicas.

¿Cuál es el rol del cirujano Pediatra en el tratamiento de los niños y adolescentes?

Las enfermedades que requieren ser manejadas por un cirujano pediatra, deben ser reconocidos en forma inmediata por el neonatólogo, el pediatra o el médico familiar o general que atiende al niño, el cirujano Pediatra coopera con todos los especialistas que tratan a los niños, para determinar si la cirugía es la mejor opción para esas enfermedades y llevar al cabo el procedimiento más adecuado para su niño.

¿Cuál es el objetivo del Cirujano Pediatra?

Utilizar el conocimiento y la experiencia en el manejo de todos los problemas de salud que requieren de una resolución quirúrgica, para que su niño obtenga los mejores resultados posibles de esa intervención. La mayor parte de su trabajo la lleva a cabo en el quirófano, dentro de un hospital, si embargo su labor diagnostica previa a la cirugía la realiza en el consultorio, hospitalizaciòn, sala de urgencias o algunos casos en la casa del paciente.

¿Hasta qué edad los niños deben ser operados por Cirujanos Pediatras?

Todos los niños, desde la edad de recién nacido hasta la adolescencia tardía, deben ser vistos y manejados por Cirujanos Pediatras, pues todo su entrenamiento esta orientado a conocer las necesidades especiales del niño y del adolescente, durante su desarrollo que son muy diferentes a las del paciente adulto.

Algunas de las cirugías pediátricas
realizadas en Clínica 0-19

  • Testículo No Descendido

    Es la ausencia de uno o ambos testículo(s) en las bolsas escrotales al nacimiento, es más frecuente en bebés prematuros. Y su manejo quirúrgico deberá realizarse entre los 6 meses al año de edad, siendo lo idóneo. Se deberá diferenciar esta enfermedad del testículo retráctil el cual no amerita tratamiento quirúrgico.

  • Hernia Inguinal

    Para fines prácticos es la persistencia de un conducto (peritoneo-vaginal) que comunica el abdomen a la bolsa escrotal, por donde descendieron los testículos. Al no cerrarse este conducto permite el paso de contenido abdominal (líquido y/o asas intestinales) a la bolsa de los testículos. Por lo que a merita sea manejado por cirujano pediatra.

  • Hernia Umbilical

    Todo bebé nace con una hernia umbilical ya que por este orificio entraba el cordón umbilical por el llega sangre de la madre al recién nacido, sin embargo este defecto herniario deberá ir cerrando sólo con el crecimiento del niño(a), la mayoría al año de edad cerraron, pudiendo ser hasta los 2 a 3 años. Las indicaciones para su cierre por cirugía previamente es que presenta dolor, cambios de coloración y/o el tamaño de la hernia no disminuya con el crecimiento del niño(a). Mitos: no se necesita fajar, ni poner cualquier objeto en el bebé ya que la mayoría cierran por sí solas solas, y la minoría de pacientes que no cierran no es porque no se les colocan un objeto en el ombligo.

  • Circuncisión con campana

    Procedimiento para el retiro de prepucio (piel que recubre al pene) en cual consiste en colocar una campana de plástico sobre la cual se coloca una cuerda para fijar el prepucio y retirar el excedente, dejando el glande (cabeza del pene) libre para facilitar posteriormente su aseo. Este procedimiento se realiza en pacientes recién nacidos hasta un máximo de 3 meses (variará de acuerdo al peso y tamaño) ya que siendo más grande existe un mayor riesgo de sangrado al tener erecciones.

  • Circuncisión Tradicional

    Consiste en el retiro de prepucio que recubre el glande para facilitar el aseo del pene y así evitar riesgos de infección. Es el procedimiento más común en la practica de la cirugía pediátrica ambulatoria. Se recomienda realizar la circuncisión cuando presenta: · Cuando presenta fimosis secundaria (que si se descubría previamente y ahora no), es decir no se puede bajar el prepucio por alguna lesión o cicatriz que impide descubrir el glande. · Fimosis primaria fisiológica, presenta procesos infecciosos de repetición, dificultad para la micción ( se abulta el prepucio).

  • Colocación de Catéteres Centrales

    El procedimiento conocido como acceso vascular es la causa más frecuente de interconsulta para el cirujano pediatra. El uso de catéteres venosos centrales (CVC) ha modificado las opciones de manejo y mejorado el pronóstico de los niños con cáncer en todo el mundo.

    Los objetivos del uso de los CVC, son ofrecer al paciente oncológico pediátrico un acceso venoso ideal para su tratamiento, para administrar terapia endovenosa sin interrupciones, disminuyendo la necesidad de punciones venosas y complicaciones, mejorando la calidad de vida de estos niños.

    Las indicaciones para colocar un CVC en los niños con cáncer incluyen:
    • Acceso vascular periférico no accesible.
    • Acceso vascular para tratamientos de larga duración.
    • Uso de medicamentos de circulación central.
    • Administración de quimioterapia.
    • Transfusión de sangre y derivados.
    • Antibióticos de uso prolongado.
    • Nutrición Parenteral Total (NPT).
    • Monitoreo hemodinámico.
    • Infusión rápida de grandes volúmenes.
    • Cateterismo diagnóstico y terapéutico.

    Las ventajas que el acceso venoso central ofrece a los niños con cáncer incluyen:
    • Menos punciones venosas.
    • Disponibilidad inmediata de un acceso venoso central.
    • Administración segura de soluciones.
    • Toma repetida de muestras sanguíneas.
    • Administración simultanea de diferentes soluciones y medicamentos.

    Antes de colocar un CVC en un niño con cáncer, es importante considerar:
    • Diagnóstico de base.
    • Duración y tipo de tratamiento.
    • Historia de accesos vasculares previos.

    El tratamiento de los niños con neoplasias malignas se ha beneficiado con nuevos medicamentos anti neoplásicos; sin embargo, las repetidas punciones venosas llegan a terminar con los sitios de acceso vascular periférico. Por este motivo, el tratamiento puede realizarse con catéteres de estancia prolongada, lo que disminuye las complicaciones, propicia la comodidad del paciente y reduce los costos, por lo que son ampliamente aceptados para uso en accesos vasculares centrales.

  • Biopsias

    Las biopsias son análisis que se realizan para examinar un tejido o células de una parte del cuerpo. Se puede realizar con un corte o un raspado de una zona pequeña de tejido o extrayendo una muestra de tejido por medio de una aguja y una jeringa. Los médicos solicitan biopsias cuando están preocupados por un problema en un órgano en particular. Las biopsias se realizan para detectar enfermedades o afecciones, como una infección, inflamación o cáncer.

    Hay tres tipos de biopsias cutáneas:
    Biopsia en sacabocados o con punch: se realiza con un cilindro hueco de bordes afilados que toma una muestra circular de piel de pocos milímetros de diámetro.
    Biopsia quirúrgica: se realiza con bisturí, su tamaño puede variar según la necesidad del estudio. Permite obtener tejido graso subcutáneo.

    Biopsia escisional: se realiza con bisturí y al realizar la biopsia se coge toda la lesión de la piel, eliminándola.

    Padecimientos en que puede realizarse resección completa o biopsia parcial:
    • Ganglios
    • Nevos
    • Verrugas
    • Lipomás
    • Quistes dermoides, epidermoides y sebaceos
    • Alteraciones dermatològicas diversas.

  • Varicocele

    Varicocele es una dilatación anormal de las venas del plexo pampiniforme del cordón espermático y representa la causa identificable más común de infertilidad másculina.

    El varicocele es poco común en niños menores de 10 años de edad, pero se hace más frecuente al llegar la pubertad. Presentarán problemas de fertilidad aproximadamente el 20% de los adolescentes con varicocele. La influencia adversa del varicocele aumenta con el tiempo.

    En adolescentes se ha informado, tras la varicocelectomía, el crecimiento compensatorio de los testículos y una mejora en los parámetros seminales. Por lo general el varicocele es asintomático y rara vez causa dolor en esta edad. Lo puede notar el paciente o los padres, o lo puede descubrir el pediatra en una visita rutinaria. Su diagnóstico y clasificación dependerán de los hallazgos clínicos y de los estudios ecográficos. Suele ser una patología asintomática, se diagnostica con examen médico de rutina, en algunos casos se presenta dolor testicular, sensación de mása o aumento de peso escrotal. A la exploración física o inspección general los signos más frecuentes es disminución testicular y aspecto de “gusanos” en la bolsa escrotal.

    Se presenta en el 90% en lado izquierdo y en el 10% de forma bilateral.

     
    Varicocele se clasifica en tres grados clìnicamente:
    1.- pequeño palpable sólo con maniobras de valsalva.
    2.- mediano palpable en reposo o bipedestaciòn.
    3.- visible en reposo.

    El varicocele idiopático es la condición más comúnmente alrededor de la etapa de la pubertad diagnosticada y se relaciona directamente con la infertilidad másculina. Sin embargo a pesar de todos los conocimientos actuales, todavía no es posible predecir cuales de los pacientes van a presentar daño testicular.

    Las guías de manejo de varicocele de la década pasada recomendaban el tratamiento quirúrgico, varicocelectomía, de las formás más graves que eran las asociadas a hipotrofia testicular y recomendaban una conducta expectante para las otras formás.

    Actualmente las indicaciones terapéuticas son:
    1.- Varicocele sintomático (dolor).
    2.- Disminución del volumen testicular.
    3.- Varicocele grado 3.
    4.- Varicocele bilateral palpable.
    5.- Adolescentes con varicocele y alteraciones de parámetros seminales.